Kit de herramientas para arquitectos:

Parte 1: Introducción al carbono incorporado

Las emisiones de carbono incorporadas son generadas por la fabricación, el transporte, la instalación, el mantenimiento y la eliminación de materiales de construcción utilizados en edificios, carreteras y otras infraestructuras.

Introducción

Como diseñadores de edificios, ya hemos realizado esfuerzos significativos para reducir la huella ambiental de los edificios. Hemos mejorado la eficiencia energética operativa y hemos avanzado hacia la electrificación generalizada de los edificios.

Sin embargo, esto no es suficiente. Para evitar los impactos catastróficos del cambio climático y tener alguna posibilidad de alcanzar los objetivos de descarbonización establecidos por el Acuerdo de París, debemos hacer más. Tenemos que abordar el carbono incorporado, que abarca las emisiones de gases de efecto invernadero asociadas con los materiales durante todo el ciclo de vida de los edificios.

El informe más reciente de los principales expertos mundiales en cambio climático, el Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC), advierte sobre los cambios observados en los extremos climáticos, como olas de calor, fuertes precipitaciones, sequías y ciclones tropicales. El informe también encuentra claramente que la influencia humana en estos fenómenos meteorológicos se ha fortalecido. Según la trayectoria actual, se espera que las temperaturas globales superen los 1,5 °C.

Para evitar que las temperaturas globales superen los 1,5 °C, las emisiones antropógenas netas globales de CO₂ deben disminuir en aproximadamente 45% desde los niveles de 2010 para 2030 y llegar a cero neto para 2050. Esto significa que tenemos hasta 2030 para descarbonizar radicalmente la industria de la construcción.

La buena noticia es que ya contamos con estrategias que pueden marcar la diferencia, y los arquitectos pueden liderar el camino: aquí hay una introducción sobre cómo hacerlo.

es_CLSpanish (Chile)